sábado, 8 de julio de 2017

miércoles, 5 de julio de 2017

Un descubrimiento periodístico cambia la historia


La viveza criolla convirtió al Mundial 78 en un bumerán contra la dictadura

Una nota en “La Nación” de la fecha* comenta que el periodista David Forrest, del diario inglés “The Guardian”, revela hoy en ese medio que en una visita a Buenos Aires se enteró del artificio que usaron empleados de mantenimiento del torneo jugado en la Argentina para que en los estadios se viera un “mensaje de protesta y el recuerdo para los desaparecidos” (así los llaman).

El mensaje consistió en pintar las bases de los postes de negro —algo más explícito habría sido suicida, redundó uno de ellos— para lo cual “se reunieron [¿?] con los miembros de la Junta Militar” y los convencieron de que esa era la tradición.

Este “mensaje contra la dictadura”, de cuya existencia los supuestos destinatarios nos enteramos casi cuarenta años después del momento en que podría habernos sido útil, es digno de una película de Monty Pithon.

Hay otras chantadas parecidas: por ejemplo, algunos autores de rock nacional, después de la dictadura, revelaron que en sus canciones de aquella época se las ingeniaron para incluir mensajes cifrados de denuncia contra los militares.

Por ejemplo, donde una letra dice “las gafiolas del contruso karulizan elaticalmente” lo que hay que entender es un llamado al pueblo para que se organice contra los secuestros y la represión ilegal, y desarme y arroje del poder a los usurpadores.

Claro que no se podía usar estas palabras porque equivaldría a cometer suicidio, pero empleando un lenguaje en clave que solo el autor conociera sería posible decir muchas cosas, y dormir como un santo.

Y (después de unos años) incluso sacar chapa de osado, y de piola.

¡Andáaaa!


* http://www.lanacion.com.ar/2039854-mundial-1978-un-diario-ingles-revelo-los-mensajes-ocultos-en-los-arcos-contra-la-dictadura

martes, 16 de mayo de 2017

Las adicciones son conductas adaptativas

 

“Hemos creado una sociedad en la que muchísimos de nuestros conciudadanos no soportan estar presentes en sus vidas y necesitan automedicarse con estas drogas para poder atravesar el día. Nosotros podríamos estar borrachos en este momento. Nosotros tres podríamos estar bebiendo vodka, ¿cierto? No lo hacemos, porque tenemos un trabajo que nos encanta, tenemos algo que queremos hacer, nuestras vidas tienen sentido” - Johann Hari.

_______________________

 

En febrero de 2015* Democracy Now! conversó con el periodista británico Johann Hari sobre la centenaria y fallida guerra contra las drogas. Aquí se presenta un extracto de aquel largo e interesantísimo reportaje.
 

Johann Hari: todo lo que sabemos sobre la guerra contra las drogas y la adicción es incorrecto


Dice Hari que en los hospitales de todos los países desarrollados la gente recibe un montón de heroína [como diamorfina: la diamorfina es heroína de mucho mejor calidad que la que se consigue en las calles, 100 % pura y no contaminada] durante largos períodos de tiempo. Notarás —agrega— que hay algo extraño en esto: tu abuela [que pasó por la experiencia] no se hizo adicta después de su operación de cadera. Si lo que nos contaron acerca de la adicción fuera correcto, todas esas personas deberían salir de los hospitales con una adicción. Pero, de hecho, no es así.
Cuando reflexioné sobre esto, no sabía muy bien qué hacer al respecto, hasta que conocí a un hombre increíble llamado Bruce Alexander, que es un profesor de Vancouver. Él me explicó que la vieja teoría de la adicción proviene de una serie de experimentos que se realizaron a principios de siglo XX y fueron presentados en una famosa campaña antidrogas de los años 80 en Estados Unidos. Hay un experimento muy simple, que los espectadores pueden probar en su casa si tienen inclinaciones sádicas: se consigue una rata y se la pone en una jaula con dos contenedores de agua. Uno de ellos tiene solo agua y el otro tiene agua mezclada con heroína o cocaína. Si lo haces así, la rata casi siempre preferirá el agua con droga y casi siempre termina matándose. Y con eso se llegó a la conclusión: eso es la adicción.
Pero en los años 70, Bruce viene y dice: "Un momento. Estamos poniendo la rata en una jaula vacía. No tiene nada que hacer excepto beber agua con droga. Probemos de otra manera". Así que Bruce construyó el "Rat Park" (el Parque de las Ratas). "Rat Park" es como un paraíso para las ratas. Allí tienen un montón de queso —en realidad, no creo que sea queso sino un alimento bueno que les gusta a las ratas— tienen un montón de bolas de colores y un montón de amigos. Pueden tener un montón de sexo. Todo lo que una rata pueda querer, lo tiene en "Rat Park". Y ahí están las dos botellas de agua: tienen el agua normal y el agua con droga. Y he aquí lo fascinante. Obviamente, las ratas prueban el agua de las dos botellas; no saben lo que hay en ellas. El agua con droga no les gusta. Las ratas de Rat Park beben muy poco de ella. Nunca tienen sobredosis. Y nunca la usan de una manera que parezca adictiva o compulsiva, lo cual es fascinante. 
[...] Lo que Bruce dice es que esto demuestra que tanto la teoría de derecha sobre la adicción, como la teoría de izquierda, están erradas. La teoría de la derecha es: “Eres hedonista, te enfiestas demasiado, o sea, te permites demasiado, es un defecto moral”. La teoría de izquierda es que “esto toma tu cerebro, pierdes control sobre él”. Lo que Bruce dice es que no se trata de tu moralidad ni se trata de tu cerebro, se trata de tu jaula. La adicción es una adaptación al entorno.

* https://www.democracynow.org/es/2015/2/4/johann_hari_everything_we_know_about

@juandelsur2
 

jueves, 11 de mayo de 2017

Quién es quién en la Corte


Las desmemorias, las omisiones y los olvidos del 2 x 1
=============

1) Los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz los aprobó un Senado con mayoría peronista. 

2) El juez Rosatti fue ministro de Justicia y Derechos Humanos de Néstor Kirchner. 

3) Highton de Nolasco también integra la Corte a propuesta de Néstor Kirchner, y con la aprobación de un Senado con mayoría peronista. 

4) Antes de allanar el camino para el 2 x 1 del represor Muiña, la Corte trató en 2013 el caso similar de Víctor Rei, y el entonces juez y propietario de departamentos que funcionaban como prostíbulos (administrados por su novio) votó por la extensión del beneficio del 2 x 1 al represor Rei. Ese juez zafó.

Alguna gente de la que participó ayer en el acto de Plaza de Mayo ignora estas cosas; otros logran olvidarlas, y otros más son hipócritas faltos de escrúpulos. 

Que Carlotto eluda estas cuestiones, o que los kirchneristas las sepulten bajo una montaña de mentiras no debe preocuparnos: cada cual piensa como le parece. Pero los demás no debemos ignorarlas si queremos salir de este chiquero.

@juandelsur2

jueves, 27 de abril de 2017

Todo tiempo pasado fue.


Qué bajo hemos caído
Ahora nuestro presidente no le apoya la mano en la pierna al de EE.UU.


Nota: Esta escena sucedió el 24 de julio de 2003, cuatro meses después de que el gobierno de Bush consumara ​la criminal agresión contra Irak, con la falsa imputación de que este país poseía armas de destrucción masiva.

@juandelsur2

viernes, 21 de abril de 2017

lunes, 17 de abril de 2017

Un hilo desde Trump hasta el hincha muerto


La “pasión más pura” y la muerte del hincha

Examinemos "la pasión más pura", según la llamaba Discépolo (Enrique Santos).

En un templo donde se rinde culto a esa pasión la víctima sufrió fractura de cráneo con paro cardiorrespiratorio y múltiples golpes en todo el cuerpo, causados por otros hinchas de su misma divisa.

Pero, ¡aclaremos!: los hinchas de Belgrano se los propinaron de buena fe, creyendo que era un hincha de Talleres ("Taieres", para que nos entendamos todos).

No solo eso sufrió: también el robo de sus zapatillas mientras estaba inconsciente, caído en las escaleras del nivel inferior.

En efecto, en las fotos de cuando lo arrojan las tiene colocadas, y ya exánime en el suelo se lo ve sin calzado. Le robaron las zapatillas cuando estaba moribundo.

Eso, ante la mirada de cientos de personas (¿personas, dije?) que observaban "desde el pullman" el resultado de su hazaña.

En gran parte, el mundo está como está a causa de que el fútbol (el espectáculo de competiciones entre hiperprofesionales) escamotea el tiempo, la pasión y la ética de las masas. Pasión, inteligencia, energías que deberían estar aplicadas al beneficio de la humanidad. Más en este momento crucial en el cual está en riesgo la supervivencia de la especie.

Pero, pongámosle que exagero, que “¡mirá si...!”, etcétera. Igual el tema a mí me inquieta: esos hinchas son mis compatriotas; conviven conmigo y... votan en las elecciones. ¿Cómo quieren ustedes que nos vaya a los argentinos?


@juandelsur2

domingo, 9 de abril de 2017

Jorge Fernández Díaz votó al peronismo durante veinte años


Jorge Fernández Díaz: "Voté al peronismo
20 años y siento que me traicionó",
titula "La Nación"*

Si JFD siente que el peronismo lo traicionó es que está hablando de las expresiones mayoritarias del partido de Perón y Evita, aquellas que mediante sus actos de gobierno o su influencia social podrían haberlo satisfecho. Quiero decir que no se refiere al "Peronismo Descamisado", por ejemplo.
Fernández Díaz nació en 1960, de modo que las primeras elecciones en las que estuvo habilitado para votar fueron las del ’83. Entonces, si desplazamos ese tramo de veinte años sobre una línea de tiempo que va desde 1983 hasta 2015 (últimas elecciones) obtenemos los siguientes destinos para sus votos (lo cual puede ser un dato relevante para algunos, pero no para mí, puesto que el peronismo siempre ha sido básicamente lo mismo).
Si los “20 años” arrancan en 1983, votó al peronismo que quería convalidar la autoamnistía de los genocidas, y a Menem. En 2003 ya no votó al peronismo.
En cambio, si empezamos por la otra punta, podríamos pensar que la última vez que votó al peronismo fue cuando Cristina resultó electa presidenta, en 2007. Más allá de esa fecha las posturas públicas de JFD hacen dudoso que siguiera votando al kirchnerismo. Entonces, los “20 años” incluyen la elección de Menem en el ’89, su reelección, todas las legislativas intermedias y la elección de convencionales constituyentes de 1994. Y, por supuesto, la proyección a la presidencia de Néstor y Cristina.
En cualquier caso, votando al peronismo, en el plano sociopolítico se avala 1) al partido de la Triple A; 2) al sostenedor de la burocracia sindical, y 3) al del asistencialismo clientelista, destructor de la ética de las clases desfavorecidas, de la moral de la autosuficiencia y de la cultura del trabajo.
Para mí (ojo, para mí), que alguien haya sido peronista después del ’73, y haya votado al peronismo durante veinte años es un dato muy significativo.
Un datazo.
  
*http://www.lanacion.com.ar/2007335-jorge-fernandez-diaz-vote-al-peronismo-20-anos-y-siento-que-me-traiciono


@juandelsur2


martes, 4 de abril de 2017

Solo había que decir NO a la guerra

 
1982: se dilapidó una oportunidad


Un jueves de 1982, durante la guerra. Con la Casa de Gobierno al fondo, una madre de la Plaza muestra el cartelito a la cámara: "Las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también"*.
Era obvio que los militares no esperaban que un cartel de las Madres dijera "Las Malvinas son argentinas; los desaparecidos son agentes de la subversión internacional apátrida, y bien muertos están".
O sea, habían obtenido para la operación en curso el máximo aval posible de su antagonista más notorio, cuya demanda era insoluble: solo se podía saltar por encima de ella, y la guerra —había calculado la Junta—proporcionaría el envión necesario.
Y hete aquí que la jugada era aprobada justamente por quienes eran llamados a sufrirla, aquellos que, además, habrían estado en condiciones de constituirse en un referente capaz de colocar sobre el tapete el rechazo a la guerra.
En esos días trágicos las Madres pusieron en el mismo nivel de legitimidad la guerra fascista y la demanda de aparición con vida de los secuestrados, víctimas de los mismos que estaban tratando de tapar la sangre con más sangre. Por cierto, ni siquiera era el mismo nivel, pues para los detenidos-desaparecidos se pedía “también” un lugarcito junto a lo que se reconocía como el anhelo máximo e indiscutible de los argentinos: la recuperación de las islas... para colocarlas en la bolsa junto con todo el territorio continental, ya ocupado, saqueado y avasallado.
Durante la guerra comenzó la bancarrota política del sector mayoritario de Madres (el de Hebe) que, aunque parezca imposible, no ha dejado de profundizarse hasta hoy.

* No se piense que pasado el tiempo recapacitaron: 35 años después siguen exhibiendo esa foto con orgullo:
https://twitter.com/abuelasdifusion/status/848533817879146497


@juandelsur2



lunes, 3 de abril de 2017

Heroísmo - Victor Klemperer


Victor KLEMPERER: “LTI: La lengua del Tercer Reich. Apuntes de un filólogo” (1947)

Klemperer, en su materia, es un equivalente de lo que significa Darwin en ciencias naturales: es la capacidad —en condiciones en las cuales se está exponiendo la vida— de ver cosas minúsculas, u otras que de tan inmensas se hacen invisibles, y registrarlas minuciosa, tercamente, para luego ordenarlas, analizarlas y correlacionarlas hasta descubrir la ley que las une.
Darwin y Klemperer representan la ciencia llevada al plano de la aventura, tal como la definía Whitehead: la conjunción de riesgo físico aceptado junto a audacia del pensamiento.
La humanidad ha sido infinitamente afortunada de que ellos (y sus investigaciones) sobrevivieran a las múltiples asechanzas implícitas en sus búsquedas, peligros que en el caso de Klemperer abarcan cada segundo de su vida desde la adopción de las leyes de sangre por los nazis en 1935 hasta la derrota del Tercer Reich diez años más tarde.
El monumental resultado de aquel esfuerzo es “LTI: La lengua del Tercer Reich. Apuntes de un filólogo” (1947), donde “LTI” (lingua tertii imperii) era un desesperado intento para que en el caso de que alguno de sus apuntes —escritos con letra micrométrica en papelitos varios— fuera descubierto en una requisa, el tema al cual estaban concernidos no quedara declarado explícitamente.
A continuación se transcriben algunos fragmentos del comienzo de la obra, la cual no por rigurosa es menos atrapante. En suma, doblemente recomendable.


Heroísmo
(EN VEZ DE UN PREFACIO)

[…] En el llamado «instituto nocturno» de la Universidad Popular de Dresde y en los debates organizados por la Asociación Cultural junto con la Juventud Libre Alemana, me llamó la atención más de una vez que los jóvenes se aferraran a argumentos del nazismo, con toda inocencia y en un esfuerzo sincero por remediar lagunas y errores de su formación durante todos esos años. Ni siquiera se daban cuenta; los usos lingüísticos heredados de la época anterior los confundían y los seducían. Hablábamos del sentido de la cultura, del humanismo, de la democracia, y yo tenía la impresión de que pronto se haría la luz, de que algo se aclararía en aquellas mentes tan llenas de buena voluntad... y de repente, de forma inevitable, alguien se refería a un comportamiento heroico o a una resistencia heroica o al heroísmo en general. En el preciso instante en que este concepto entraba mínimamente en juego, la claridad desaparecía y volvíamos a meternos de lleno en los nubarrones del nazismo. No solo los jóvenes que acababan de regresar de los campos de batalla y del cautiverio y no se consideraban debidamente tenidos en cuenta y menos aún celebrados, sino también las muchachas que no habían prestado servicio militar: todos ellos estaban totalmente cautivados por esta dudosísima concepción del heroísmo. No cabía la menor duda, desde luego, de que no podía establecerse una relación realmente adecuada con la esencia del humanismo, de la cultura y de la democracia cuando se pensaba de este modo sobre el heroísmo o, mejor dicho, cuando se erraba de este modo al pensar sobre él.
¿Pero en qué contextos se presentó la palabra «heroico», con toda su parentela semántica, a una generación que en 1933 apenas había superado aún la fase del aprendizaje del abecedario? La respuesta sería, sobre todo, que siempre la vieron de uniforme, con tres uniformes diferentes, pero nunca de paisano. […]
Durante doce años, el concepto y el vocabulario propios del heroísmo se aplicaron de manera creciente, más y más exclusiva, a la actitud intrépida de desprecio a la muerte demostrada en alguna acción militar. […]
—Pero, señor profesor, ¡usted realmente no nos hace justicia! A nosotros..., no me refiero a los nazis, que no lo soy. Pero sí estuve en el campo de batalla durante todos estos años, con algunas interrupciones. ¿No es lógico que en tiempos de guerra se hable sobremanera del heroísmo? ¿Y por qué ha de ser falso el heroísmo que se demuestra en tales circunstancias?
—Para el heroísmo no solo se necesita tener coraje y jugarse la vida. Eso lo consiguen cualquier matón y cualquier delincuente. En su origen, el héroe es alguien que realiza actos positivos para la humanidad. Una guerra ofensiva, acompañada, además, de tantas atrocidades como la de Hitler, no tiene nada que ver con el heroísmo.
—Aun así, había entre mis camaradas muchos que no participaron en las atrocidades y que estaban firmemente convencidos, pues nunca se les había dicho otra cosa, de que librábamos una guerra defensiva, aunque atacáramos y conquistáramos, y de que nuestra victoria sería positiva para el mundo. Solo mucho más tarde, demasiado, comprendimos las verdaderas circunstancias. […] ¿Niega usted que hubiera un heroísmo silencioso y auténtico en la época de Hitler?
—En absoluto..., todo lo contrario. La época de Hitler generó el heroísmo más puro, pero en el terreno contrario, por así decirlo. Pienso en los numerosos valientes de los campos de concentración, en los numerosos ilegales intrépidos. Allí, el peligro de muerte y los sufrimientos eran incomparablemente superiores que en el frente, ¡y a ello se sumaba la total ausencia del elemento decorativo! Allí no le esperaba a uno la tantas veces celebrada muerte «en el campo del honor», sino en el mejor de los casos la guillotina. No obstante, a pesar de la ausencia del elemento decorativo y a pesar también de la indudable autenticidad de su heroísmo, estos héroes poseían igualmente algo que los apoyaba y aliviaba en su fuero interno, pues ellos también eran conscientes de pertenecer a un ejército, también creían firmemente y de forma justificada en la victoria última de su causa y podían llevarse a la tumba la convicción orgullosa de que su nombre resucitaría algún día rodeado de una gloria que sería tanto mayor cuanto más infame fuera en esos momentos su asesinato.


“Mucho se habla de extirpar la ideología del fascismo […] pero el nazismo no se introducía por los grandes discursos, sino por las expresiones aisladas, cotidianas, repetidas, mecanizadas, las de todos los días […] Los tópicos, de este modo, acaban por apoderarse de nosotros y piensan por uno.” - V. K. 

 

@juandelsur2

jueves, 30 de marzo de 2017

De nuevos y viejos fujimorazos


===============
Se caía de maduro
===============

"Fujimorazo": el Tribunal Supremo de Justicia se declaró representante de los 30.000.000 de venezolanos.

Con una sencilla y quirúrgica medida se obtienen varias cosas importantes: menos blablá + simple llegar a la sanción de las leyes y + ahorro en dietas de legisladores.

Antes de Fujimori en Perú, en Uruguay, el 27 de junio de 1973, otro presidente que había llegado por las urnas disolvió las Cámaras legislativas.

Lo demás ya se sabe (eeeh... huuum...: ¿se sabe?).

Ese presidente, Bordaberry, dijo en la ocasión:

Afirmo nuestra profunda vocación democrática y nuestra adhesión sin reticencias al sistema de organización política y social que rige la convivencia de los uruguayos.
 
Este paso no va a limitar las libertades ni los derechos de la persona humana.
 
Para ello y para su vigilancia estamos nosotros mismos...

Espero que al leer la palabra presidencial todos hayan exhalado un suspiro de alivio. 

¡Continuar!

@juandelsur2


Dos senegaleses encontraron $ 20.000, buscaron a su dueña y se los entregaron


=======================================
Dos manteros senegaleses encontraron $ 20.000 tirados, buscaron a su dueña y se los devolvieron*
=======================================


No quiero ser autodestructivo, pero me parece que en el temita de la honradez quizá debiéramos aprender algo de estos muchachos de Senegal.

A mí me pasó lo siguiente: un anochecer del invierno pasado me encontré un monedero con alrededor de doscientos pesos y sin ningún papel, documento o tarjeta que diera la pista de a quién devolvérselo.

Entonces me quedé en el lugar, por si veía a alguien con signos de estar buscándolo.

Media hora esperé, hasta que me dije: ya fue, cuento hasta sesenta y me voy. Y en eso apareció una señora, hablando sola y buscando por el suelo.**

Abreviando: cuando tuvo el monedero en sus manos me dijo, enojada: "¿Y por qué hace esto? Estas cosas no se hacen...". Y se fue.

Por cierto, fue una reacción nerviosa. Un desplazamiento de su enojo con ella misma.

Pero "estas cosas no se hacen" no es, en el contexto, un dicho casual.

Conclusión: a estos senegaleses hay que deportarlos.

(Por su bien.)


* http://www.lanacion.com.ar/2001453-los-manteros-senegaleses-que-encontraron-20000-tirados-buscaron-a-su-duena-y-se-los-devolvieron

** No parece razonable, pero quizás ella acababa de darse cuenta de la falta y pensaba que la pérdida había sucedido recién, y no por lo menos media hora antes, como a mí me constaba.


@juandelsur2


sábado, 25 de marzo de 2017

No fueron 30.000

No fueron 30.000

La autocrítica y la enmienda de sus errores les están vedadas a los que confunden política con religión.

Supongamos esta situación: alguien que en los Años de Plomo fue testigo de cómo los matones de los Falcon secuestraban en la calle a una persona, al declarar ante un organismo investigador dice que vio cómo secuestraron a dos, uno de los cuales era ciego. Lo hace con “buenos motivos”: uno de tantos, podría ser el furor que provocan aquellos cobardes asesinos; otro, que como con toda seguridad no se han descubierto todos sus crímenes, este inventado compensa a alguno de ellos. Etcétera.
Pero, ¿era necesario agregar esta víctima extra; originaba algún cambio cualitativo en la caracterización de la dictadura o solo podía servir, en caso de descubrirse el engaño, para echar sombras sobre las denuncias verdaderas?
El caso que propuse, con toda seguridad, es menos expresivo y rico que el real, que se ventila desde hace algún tiempo en el ámbito de los derechos humanos, con las obvias proyecciones políticas.
Pero el caso real y el supuesto tienen un sólido punto de coincidencia: la variación del número de víctimas de la represión, llegado ya este a las cifras que se conocen (y mucho antes de llegar a ellas, y aun sin cifra de respaldo alguna, con solo lo que vivimos los argentinos en aquellos años), no puede modificar —en quienes la padecimos y combatimos— el dictamen sobre la calaña de la dictadura.

La religión es el peor enemigo del conocimiento


Si se quiere transformar la realidad hay que construir una nueva cultura basada en la verdad, no en mitos que están para ocultarla y para obturar su aparición. Una cultura opuesta a la del capitalismo, la cual nos dice que la libertad y el bienestar solo pueden prosperar a su amparo, mientras vemos que en todas partes es causa de hambre, de exclusión y de guerra.
Ninguna fuerza transformadora puede apoyarse en mentiras, ni en palabras o verdades infladas, ni en textos o prohombres sagrados.
El fetiche numérico-religioso de los “30.000” se refiere a un hecho de nuestra historia, pasible de ser abordado con métodos basados en la ciencia, no en catecismos.
En el mismo número 1743 de la Posta*, donde luce la cerrada defensa del sagrado número 30.000, hay un texto de Sergio Bufano que contiene esta definición:
La memoria es una construcción social que necesita de insumos precisos (hechos, datos, testimonios, fechas, escritos) que requieren su correspondiente interpretación.
Acepto que yo también antes boqueaba “30.000” a diestra y siniestra: ¿cómo saber si entonces hacía lo correcto, y es ahora cuando estoy equivocado?
Pero en este devenir, que no es mío solamente, hay algo que se manifiesta como muy provechoso: la posibilidad de revisar nociones que construimos con la mejor intención, pero que un examen más sereno o nuevos elementos de juicio aconsejan modificar para poder actuar más acertada y eficazmente en la vida social.
Y eso les está negado a los que toman la política como una religión.

* http://postaportenia.blogspot.com.ar/ En el último número se pueden leer, entre otras, las notas sobre el impacto del fracking en el sur de la Argentina, y el artículo de Sergio Bufano sobre Perón y la Triple A, un clásico que salió en “La Lucha Armada en la Argentina”.


@juandelsur2

miércoles, 22 de febrero de 2017

Funestos presagios desde Madrid


=================================================
Éramos pocos y parió Podemos
=================================================

Un diputado de Podemos, Errejón, criticó en el Parlamento español la gestión de Macri. Con toda razón. Pero más justas serían críticas diez veces más duras contra el kirchnerato.

En cuanto a este, Errejón toca de oído.

Lástima el problema: es sordo. 

Errejón dice (amenaza, más bien): "Argentinos, aguanten, que vamos a volver". 

¿Quiénes van a volver? ¿Cristina, Boudou, De Vido, Scioli, Báez, Milani…? 

Y puede ser, sí: Errejón sabe que Rajoy, cuanto peores han sido sus desgobiernos, más votos juntó. Y en la Argentina el finado creador de la Triple A y su esposa fascista son idolatrados. Para mayor escarnio, por sus víctimas, los trabajadores.

Así que hay antecedentes como para temer que el vaticinio del diputado de Podemos podría cumplirse.

Digamos que, además, Macri gobierna como para allanarles el camino de regreso a los campeones de la corrupción y la mentira.

Por eso, agarrate Catalina, que la amenaza del insolvente neuronal es para tomársela en serio.

lunes, 19 de diciembre de 2016

El asombroso caso de Tévez


(Si es que hay algo en la Argentina que aún pueda asombrarnos)

En estas líneas me refiero, específicamente, al apellido de ese futbolista, aunque alrededor del Apache hay otras cosas asombrosas, pero más controvertibles y que no vienen a cuento ahora.
Sucede que en estos días ese jugador es más nombrado que nunca en los programas cuyo contenido es el relato y comentario de los espectáculos basados en competencias físicas entre hiperprofesionales, programas estos (y periodistas que intervienen en ellos) a los cuales se menciona como "deportivos", siendo que no hay ni una pizca de deportivo en las actividades que practica esta élite de hiperprofesionales, y menos —si cupiera— en las multitudes que las presencian en los estadios o en los sillones de sus casas frente al televisor. 
Pues bien, en la Argentina, estos periodistas, aparte de parlotear ante los micrófonos, muchas veces también escriben en medios gráficos y digitales, y ocurre que mientras en los primeros invariablemente pronuncian "Tévez", en los escritos sistemáticamente garrapatean "Tevez" (al igual que los lectores que participan por intermedio de sus comentarios, que “aprenden” de aquellos).
¿Son esquizofrénicos? Sí, hasta cierto punto. Y otras cosas más, de las cuales la principal es ser mercenarios de la inconfesable misión de reducir a papilla las neuronas de las masas.
Y tienen un éxito clamoroso, casi absoluto. Basta con mirar el resultado de las elecciones. De todas.

@juandelsur2


martes, 6 de diciembre de 2016

Fidel: "El día que yo ya no esté sean Comandantes de ustedes mismos"

​ ​
Ojito: el día que yo ya no esté, ¿quedó claro?
 
Diario "Granma". Fresquito
.
 De hoy.
 

Cómo no recordar la declaración del PJ de La Matanza de julio de 1974, a la muerte de Perón: “Se nos murió el General. Ahora vamos a tener que pensar”.
Pero eso lo escribieron una sarta de chupamedias y arribistas, en cambio el diktat que transcribe “Granma” —si le creyéramos a “Granma”— pertenece al mismísimo Castro.
Y no es una “profecía”, como dice el diario. Establece dos cosas: que mientras viva él, impera él, y, además, no se priva de prolongar su tutela aun después de muerto, pues les indica a los inferiores qué cambios de conducta deberán efectuar en ese caso: ni más ni menos, ser personas completas que se autogobiernen.
Magnánimo, el hombre. Igual que esos ricachones que disponen que a su muerte su fortuna se reparta en entidades de bien público (o mal público, como la Iglesia).
Es lo que hay.

@juandelsur2
 

lunes, 5 de diciembre de 2016

Se vende nigeriana joven. Buen estado


Es mansita


(Nuestras vidas empiezan a terminar el día en que guardamos silencio sobre las cosas que importan.)

https://www.facebook.com/fanpage.it/videos/1498556590166010/


@juandelsur2

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hemos tocado el fondo de la irracionalidad


==========================
La AFA le ofrece jugadores al país
de los pentacampeones mundiales
==========================

—¿Acá es Chapecoense, capo? 

—Sí. 

—De la Argentina, venimos, maestro. ¡Cacho, ponelo de culata, acá! Mire, les traemos jugadores. Dígame cuántos kilos quiere por calidad: alta, media, baja. 

Una cosa le pido: no se olvide de sacarles el plástico antes de usarlos. 


@juandelsur2

lunes, 28 de noviembre de 2016

Maradona: revolucionario con la humildad de los grandes


= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =
"Yo vengo en el pelotón de atrás"
= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =


Guardar, atesorar, fotocopiar, filmar, fotografiar, esculpir esta página: 

"El número uno de los revolucionarios fue el Che, con Fidel a la cabeza. Yo vengo en el pelotón de atrás." 

“La Nación”, 27-11-16. 


@juandelsur2

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel, 2003, Facultad de Derecho UBA. Las cosas en su lugar


“No tendrían ni necesidad, vean”


“Nosotros no recomendamos fórmulas dogmáticas, no nos ponemos a recomendar que tengan tal y más cual sistema social. Conozco países con tantos recursos, que con el uso adecuado de los recursos no tendrían ni necesidad, vean, de hacer un cambio revolucionario con relación a la economía, de tipo radical, como el que ha hecho nuestro país. Sabemos lo que ocurre en lugares, como el más pobre de este hemisferio, que es Haití, los problemas que tiene de recursos naturales, y algunos muy ricos, no voy a discutir sobre este tema; pero el problema está en la distribución equitativa de la riqueza (Aplausos y exclamaciones).”

Discurso pronunciado por el Presidente Fidel Castro, en la Facultad de Derecho, Buenos Aires, Argentina, 26 de mayo del 2003. (Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado - Cuba.)

http://www.granma.cu/documento/espanol03/016.html (hoy, al menos, no se puede acceder a ese sitio).

@juandelsur2

jueves, 24 de noviembre de 2016

¿Mínimo no imponible? ¿Seguro?


La ruptura de los mecanismos de la razón en los oprimidos es el objetivo prioritario de los opresores

Ármate, pues, de una justa desconfianza contra aquellos que
se oponen a los progresos de la razón, o que te insinúan que el
examen puede dañar, que la mentira es necesaria, que el error
puede ser útil. Todo el que prohíbe el examen tiene intenciones de engañar.
D’HOLBACH

Un país que casi unánimemente le llama “mínimo no imponible” (de Ganancias) al máximo no imponible, está dando al mundo una medida de su racionalidad.
¿Cómo podría reconocer, en cuestiones más intrincadas, el brillo muchas veces tenue de la verdad, si no es capaz de hacerlo respecto de una disyuntiva concreta, patente, inmediata?
Eso puede suceder solo mediante el mecanismo de olvidar todo lo que se sabe —incluido el propio idioma que se está usando— al momento de elegir el término opuesto, el antagónico al que describiría la realidad.
Este no es un fenómeno exclusivo de la Argentina (me refiero a la irracionalidad en los discursos y en los actos), puesto que inducirlo está en la agenda de los poderosos en un inconmovible primer lugar desde que comprendieron que es el medio más eficaz para mantener sometidas a las masas.
Aunque quizá, sí, la Argentina sea en política el ejemplo más clamoroso de irracionalidad, ya que los trabajadores y los sectores postergados ostentan el récord de llevar más de setenta y tres años apoyando al movimiento que fue creado —en momentos de honda inquietud entre los garantes del orden explotador— con el propósito de impedirles que accedieran a la teoría y construyeran las organizaciones que representaran y defendieran sus intereses.
Setenta y tres años (no días, ni semanas, ni meses: años): al “mínimo” no imponible todavía le falta un rato.

@juandelsur2

jueves, 17 de noviembre de 2016

Mentime que me gusta


=======================================
La gente huye de la verdad como
los pastores kirguises
de las campañas de vacunación
=======================================


El paupérrimo desempeño y la derrota del seleccionado de AFA ante los brasileños el jueves pasado fueron duramente criticados por los periodistas que se ocupan de los espectáculos basados en competencias entre futbolistas de élite. Inmediatamente una horda de patriotas invadió las redes y los acusó de torpedear la clasificación del seleccionado al Mundial de Moscú, en lugar de brindar aliento a nuestros paladines.

Un periodista, Martín Liberman, desde su programa en un canal llamado Fox Sports, refutó esas inculpaciones (el video puede verse aquí: https://www.youtube.com/watch?v=DabSnrwsgJQ) con los siguientes argumentos (textual):

"[...] ¡Nosotros te abrimos los ojos, hermano, nosotros te decimos la verdad... No somos alcahuetes ni tiracentros, escuchanos un poco más, escuchanos un poco más, ese es mi consejo, escuchanos un poco más: ¡yo quiero ir al Mundial, me hacés perder guita si no voy al Mundial! Trabajamos de eso, vivimos de eso, vivimos de trabajar, nosotros. Si no vas al Mundial pierdo guita: ¡quiero que vayas al Mundial, quiero que vayas al Mundial, quiero que vayan al Mundial! Si ustedes van, nosotros vamos; si no, lo miramos por la tele.

Para los boludos que creen que no queremos que Argentina vaya al Mundial, si Argentina no va al Mundial, ¡nosotros vivimos de eso, perdemos plata: no nos contrata ningún canal, no nos contrata ninguna radio, no escribimos para ningún lado, no cobramos viáticos...! ¡Cómo no vamos a querer que gane Argentina!"

Ojo, se ha producido un fenómeno inédito: una verdad (en realidad una semiverdad, ya lo veremos) se ha filtrado donde no debía. Es claro que el público no estaba preparado para un shock tan brutal.

Si las críticas al seleccionado merecieron el trato reservado a las “campañas antiargentinas” que el peronismo y la dictadura prodigaron sobre nosotros, esta efusión atolondrada ha generado ansias de linchamiento. Véalo por usted mismo: busque la declaración de Liberman en distintos portales y baje a los comentarios. Encontrará textos como los que siguen (textuales):

"Laura G
Lo unico que le importa a este judio es la guita. Para el la patria y la camiseta (que le reclama a los jugadores que la sientan) es un verso"

"Luis E
Desde uruguay quiero decir que este tipo da asco. Mal agradecido que viven de chupar la sangre del fobal y se dan el lujo de hacerse el caliente criticando la selección de su pais. Me suena a traidor...."

Entre las dos resumen la mayor parte de las causas de la indignación de los patriotas (incluso los prestados): a Liberman 1) le interesa la plata y no la patria y la camiseta y... 2) ¡critica a la selección de su propio país! 

Bueno, esas dos son críticas sesudas, fundamentadas. La mayoría de los comentarios reducen sus aportaciones a llamar al periodista “puto”, “judío”, “mufa”, “colorado de mierda”, etcétera.

Dije que la de Liberman era una semiverdad. Pero no es de aquellas que se usan como carnada para hacer tragar una mentira mayor, sino que simplemente calla una parte de la verdad, sin duda la más importante.

Los periodistas que le dije, los que se ocupan de los espectáculos basados en competencias entre futbolistas de élite (mal llamados “periodistas deportivos”), efectivamente medran y se benefician con el interés que suscitan en el público esos espectáculos: si ese interés se mantiene o crece tienen asegurados empleos, viajes, viáticos, canjes y otras gangas. 

Pero su interés es minúsculo al lado del que tienen otros promotores de este negocio, a saber:

las grandes corporaciones
los gobiernos
los patrones en general
los partidos del sistema
los medios masivos
el papa Francisco (y los que fueron y los que serán)
los que están en el negocio de los artículos deportivos y el merchandising
etcétera.

En suma, los que se benefician en serio con que muchos quemen su tiempo, sus neuronas y sus energías en el altar del fútbol (y otras alienaciones) son los que controlan el mundo (en la lista anterior no los he ordenado por porcentaje de participación, pero casi).

Esto es lo que calló Liberman.

Pero algo dijo; una puntita de la verdad se le escapó entre los dientes.

A causa de lo cual las víctimas del sistema —en lugar de tirar de esa puntita para saber más, para entender más— lo quieren linchar, y así lo proponen.

Decía Orwell que "en una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario". Sí, y también bastante peligroso.

@juandelsur2